miércoles, 8 de abril de 2009

Lo que hay que aguantar



O sea, tienes mogollón de prisa, y en beth de dar cuatro o cinco vueltas, dejas el coche tirao en segunda fila. Vale. Y entonces uno de los tres coches que estás tapando (tiene mérito tapar tres coches con el mini coche que tienes) quiere salir. Y claro, hay que esperar un rato, pitar varias veces, seguir esperando, seguir pitando, hasta que te dignas a encender la oreja y darte cuenta de que eres tú el que está molestando. Y vas y sales con tranquilidad y parsimonia y con cara de digno y casi de ofendido y te tomas tu tiempo para quitar tu coche, que el resto del mundo está a tu merced y su tiempo no vale nada.

5 comentarios:

Manuel C.V. dijo...

Eso es España

Anónimo dijo...

Date cuenta, Mai, que la mayoría de la gente se cree que el mundo es suyo, en primer lugar, y también suyo, después... Si sólamente pensáramos un poquito en las demás personas, TODO iría muchísimo mejor... Y tampoco es pedir demasiado, me parece a mí, pero... ...
Así que... mientras llega ese "milagro"... ¡paciencia!

Mai dijo...

Juntando vuestros dos comentarios, creo que podemos decir que España va mal.
Yo me bajo

inesuja dijo...

jajajajajajajaja... qué putada es eso!!! pero bueno, si todos los problemas fueran esos ¿no?

Mai dijo...

En efecto, estos problemas no son graves, lo grave es la actitud de lo que subyace por debajo...

 
PageRank Google