viernes, 27 de febrero de 2009

Mal Trato 2



Siguiendo en la línea que comentaba en la entrada Mal Trato y a raíz de la última sentencia del Tribunal Constitucional, definitivamente hemos perdido el norte. O el sur. O el sentido común. Veamos:

1. La Constitución Española del 6 de diciembre de 1978 (en vigor) establece en su Artículo 14 que "Los españoles son iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social."

2. El artículo 171.4 del Código Penal, modificado por el artículo 38 de la Ley Integral contra la Violencia de Género establece penas de prisión de seis meses a un año o trabajos en beneficio de la comunidad -de 31 a 80 días- a quien "de modo leve amenace a quien sea o haya sido su esposa, o a mujer que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad aun sin convivencia".

3. El Tribunal Constitucional ha decidido ahora que no proceden doce cuestiones de inconstitucionalidad relativas a los artículos mencionados en el punto anterior, planteadas por un par de Juzgados, aunque con tres votos privados en contra.

4. Por si acaso hace falta, según la RAE, discriminar es "Dar trato de inferioridad a una persona o colectividad por motivos raciales, religiosos, políticos, etc.".

Esto del mundo del derecho, como tantos otros, tiene una alta complejidad para los legos en la materia (como yo), tanto en el fondo de las cuestiones como en la forma (y jerga), y las señoras y los señores Magistrados (que no Magistradas, según el propio TC) del TC han estudiado mucho y saben mucho, pero esto a todas luces -cuando menos- chirría. Una de cuatro:

a. La Constitución Española es machista y cuando habla de "Los españoles son iguales..." se refería a los hombres españoles, y no habla de las mujeres españolas, y por tanto no hay igualdad entre ambos colectivos entre sí.

b. La Constitución Española miente bellacamente y no es verdad dicha igualdad.

c. La Constitución Española, nuestra Carta Magna, Suprema e Inalterable, se deja pisar por un humilde Código Penal y una aún más humilde Ley Integral.

d. El Tribunal Constitucional debe cambiar su nombre a Tribunal Inconstitucional, porque parece que va en la dirección contraria de su "protegida".

Porque digo yo: es claro que hay un serio problema con estos tíos que matan a las mujeres (y otro serio problema con cualquier x que mata a cualquier y; y otro serio problema con el paro; y otro serio problema con la corrupción en la política; y otro serio problema con la educación de nuestros hijos e hijas; y otro serio problema con la financiación de la SS y qué será de nuestra jubilación; y otro serio problema con los que confunden fútbol con "campo libre de batalla para desfogar mis malos rollos", y... vale, no sigo), pero parece que alguien quiere corregirlo por compensación. Y creo que eso no le vale a nadie. Pero claro, lo difícil es siempre hacer las cosas bien, atacando al origen del problema. Porque además de difícil, es lento y además no luce.

Una vez más, en una cuestión más, vamos a la deriva. ¿Quién nos protege de los que nos han de proteger?

6 comentarios:

inesuja dijo...

es que llega un momento en que prefieres no tener que cruzarte con los que te protegen. te noto un pelín mosqueao... relájate que ya es sábado!!!

Mai dijo...

Sólo sorprendido y frustrado con estos protectores.
Sí, sábado!! Aunque aquí llueve... Allí? Hace bueno?

inesuja dijo...

yo acabo de llegar de la playa, jeje...

Mai dijo...

:O:O

Punchis dijo...

Es cierto que hay que acabar con esos malasangre que matan a las mujeres xq no son capaces de digerir que los dejen, que se creen superiores a ellas.
Pero no creo en una ley de igualdad que lo que hace es baremarnos constantemente a las mujeres beneficiándonos algunas veces sin razón. Así se pueden crear parásitos, como todas las ayudas y demás cosas crean (ojo, que no digo que no haya gente necesitada).
Lo dicho, NO SOMOS IGUALES. Lo siento mucho pero es la puritita verdad.
Y siempre me ha sorprendido que por ejemplo para ser bombero te pidan más altura y cosas que para ser bombera. Llámenme machista, pero si tengo que elegir, que me salve un bombero más alto y más fuerte, por muy fuerte que sea la bombera.
Tal vez sea verdad que hay cosas que las mujeres no podemos o no hacemos tan bien como los hombres, así como hay cosas que los hombres no son capaces de hacer como las mujeres.
Y de las leyes mejor no hablemos... que en justicia no hay mucho sentido común.

Mai dijo...

qué bien hablas

 
PageRank Google